Al final de este artículo te voy a hacer una confesión que probablemente no me vas a creer, pero antes de eso déjame contarte que en el mundo de los empresarios y las empresas la forma tradicional de vender es salir allá afuera a promocionar o a ofrecer tu productos o servicios a tus clientes potenciales

Y esa era la forma como funcionaban las empresas unos años atrás antes de que internet se expandiera por todo el mundo, salían a golpear las puertas de empresas por todo el mundo y a personas que eran sus clientes potenciales, para tratar de ofrecer sus productos o sus servicios.

Ahora en internet hemos hecho exactamente lo mismo, vamos a grupos de Facebook, de LinkedIn, las páginas amarillas o vamos a algunos de estos sitios y ponemos nuestro producto pensando en que alguien los va a ver y los va a comprar.

Y si tú en algún momento has hecho alguna de estas estrategias, te has dado cuenta que en realidad no están funcionando, porque por ejemplo, si tu vendes consultoría lo que normalmente harías en el pasado es tomar el directorio de un ciudad marcar a las empresas que tu identificaste que están entre tu audiencia y que son prospectos ideales, los llamas uno a uno y hablas con las secretarías de los gerentes o directores de recursos humanos o directores del área con la que tú quieras y luego ahí es que tú empezabas a generar esas citas para que puedan tener un conversación de ventas.

Y bueno llega internet y lo que tú haces ahora es justamente lo mismo, pero por Facebook, por Messenger, por WhatsApp o las páginas amarillas etc., es el mismo proceso solo que ahora de manera digital.

Ahora lo que tú necesitas hacer, es precisamente lo que te voy a compartir en este artículo, como tú puedes atraer clientes que te puedan comprar tu producto, no estar persiguiendo clientes sino buscando la manera de cómo atraerlos.

Déjame contarte un ejemplo, has vistos esas máquinas dispensadoras de comida que están en las universidades o en algunas instituciones, son unas máquinas negras grandes que tiene como unos tornillos que tienen bebidas y comidas, tu simplemente introduces el dinero, dependiendo del dinero que tú le introduzcas tú puedes comprar los productos, por ejemplo, si tu seleccionas la opción “B2” te sale un paquete de galletas o seleccionas “C5” te sale un refresco en lata o gaseosa.

Y como tú te das cuenta ahí nadie tuvo que salir a vender nada, tu solo le das a esa máquina y la gente en si misma compra, por la naturaleza de la situación de donde están y por la naturaleza del producto, el dueño lo que hace únicamente es ir una vez a la semana a reclamar el dinero y a recargar nuevamente de productos que ya se consumieron.

En ese caso tú te puedes dar cuenta de que no hay nadie presente solo está la máquina que es un sistema automatizado que genera ventas, es decir, la mayor parte del tiempo es ese sistema el que vende, el dueño va una sola vez a la semana o manda a alguien para que recargue, imagínate si tuviera varias máquinas alrededor de la ciudad o alrededor de todo el país.

Entonces pensando en eso si nosotros dirigimos nuestro proceso tomando en cuenta de que alguien no conoce nuestra marca o nuestra empresa y se vuelve cliente, podemos dividir este proceso en tres etapas en la cual se puede automatizar cada uno aparte o también en conjunto.

La primera etapa que podemos automatizar es prospección a través de una estrategia digital tú puedes poner una herramienta automatizada en redes sociales o donde sea que tu público se encuentre esto con la finalidad de que las personas que no conozcan tu marca se vuelvan prospectos, es decir, que ese público alce la mano y diga si a mí me interesa tener más información sobre tu producto o servicio.

Esto lo podemos automatizar cien por ciento a través de una estrategia que nosotros llamamos un imán de prospecto que es básicamente información gratuita que nosotros le damos a nuestra audiencia ideal resolviéndole sus principales dudas en relación con lo que para ellos es importante.

En otra ocasión podemos cubrir un poco más de eso, pero lo importante por ahora de recalcar es que sepas que “se puede automatizar el proceso de prospección”.

Luego de eso tú te das cuenta que la mayoría de las personas no compran nada en el primer intento o en el primer contacto con una marca o en la primera vez que ven, se necesita tiempo para que alguien tome la decisión de comprarte a ti y esa es la naturaleza humana probablemente a ti o a mi nos pasa igual cuando queremos comprar algo, tú no te acercas a una tienda y ves el primer producto y lo compras, a menos que ya estuvieras predispuesto por el posicionamiento de la marca o porque ya hubieses hecho una investigación en línea.

Y nuestros prospectos funcionan de la misma manera ellos no compran en el primer instante, ellos necesitan tiempo para analizarlo incluso para comprar tu oferta comparan con otras ofertas en el mercado es lo que hacemos y tampoco podemos negarlo y no podemos forzar a que nuestros clientes nos compren en la primera etapa.

Segundo lo que nosotros necesitamos es adaptarnos a esa misma forma de como nuestros clientes funcionan, y como lo podemos hacer de una forma muy sencilla, por ejemplo, supongamos que tú tienes una relojería y en el escenario “A” vino una persona un hombre que está interesado en un reloj tú le muestras varias referencias le interesa uno en particular, te pregunta por el precio y  por algunas características y el hombre te dice no amiga muchísimas gracias, si me decido comprarlo volver más tarde.

Luego de eso tú ves que el hombre nunca llega y por pura casualidad después de una semana o dos semanas por pura casualidad en Facebook tú ves el perfil y te da curiosidad y entras al perfil de Facebook de esa persona y una de sus últimos posts es miren el nuevo reloj que me compre y ese nuevo reloj evidentemente se lo había comprado en otra tienda y no en la tuya.

Entonces eso que significa que la gente igual va a comprar lo que quiere comprar y lo que necesita comprar, la pregunta es que si te lo va a comprar a ti. En un escenario dos tú puedes tener la misma tienda el mismo prospecto pero el proceso es un poco diferente, cuando la persona llega y se va a ir, tú le dices oiga dígame su nombre y la persona dice mi nombre es Eduardo, ok Eduardo a usted le gustaría que yo le enviara el catálogo de este reloj para que usted lo tenga por email, la persona dice “claro claro que sí”, se le solicita el email y yo como empresa y como relojería ya tengo el email de Eduardo entonces le puedo hacer un seguimiento, le puedo decir que si tiene cualquier duda le puedo asistir etc., vea que tenemos estos beneficios etc., y lo más probable es que Eduardo me compre a mí y no vaya a otra tienda.

Eso es justamente lo que necesitamos garantizar para nuestra audiencia que tengan un seguimiento a través de email marketing que podamos ayudarle en ese proceso de pensar y de consultar y de comparar para que el cliente se dé cuenta naturalmente que lo mejor es comprarte a ti o a tu empresa.

Y finalmente lo tercero que podemos delegar la parte de ventas, dependiendo del tipo de producto o servicio que tu estés vendiendo se puede vender en internet es decir que la gente pague en línea o no se pueda vender en internet, eso ya es la naturaleza de tu mismo proceso de ventas.

En el caso de que si puedas vender por internet es muy simple que la persona vaya a una página web y que ya sepa todas las características de tu producto y servicio, simplemente haga un pago en línea y vaya a recoger el producto o que el producto sea mandado o que se le preste el servicio etc.

En el caso que tu no puedas vender por internet porque tu producto sea personalizado, o tu servicio sea personalizado lo que sucede es que la persona agende una cita de ventas contigo o con uno de tus representantes de ventas, pero esa persona está dispuesta a escuchar la oferta, no te llega con los brazos cruzados diciendo trate de convencerme de que lo suyo es bueno, sino que llega con una actitud abierta porque ya sabe la calidad de lo que tu ofreces y de pronto tiene una par de preguntas que hacerte antes de tomar una decisión final.

El proceso anteriormente descrito ese es el proceso justo en el que tú vas a poder hacer que una persona llegue con confianza y más preparada para comprar, lo hemos diseñado para asistir a la persona en su proceso de compra y lo importante de todo es que estos tres pasos: la prospección, el de seguimiento y el de ventas estén alineados, estén en sincronía, que una persona quizá pase de uno a otro y que siga el proceso completo. Entonces en ese sentido necesitas un sistema integral y necesitas un sistema que funcione en piloto automático.

Ahora si, la confesión que te quería hacer es la siguiente:

En el momento que estamos publicando este articulo estoy en Paris, estoy en Francia con mi esposa de vacaciones y en este momento tengo muchos y varios sistemas de marketing digital como el que te describí anteriormente que generan todos los días cientos de prospectos, decenas de clientes y muy buenos ingresos para mi compañía  así como en el ejemplo que te daba al inicio de la máquina dispensadora de comida.

Este tipo de sistemas solo requieren de ser instalados, configurados y luego dejarlos  automatizados para que en el largo plazo te generen prospectos, clientes y dinero.

Si tú quieres aprender y ver el sistema paso a paso para que tú puedes automatizar tu proceso de prospección, de seguimiento y de ventas en línea para tu producto o para tu servicio entonces te invito a que asistas a nuestro próximo seminario virtual:

 ”El Sencillo Plan De Marketing Digital De 3 Pasos Para Aumentar Las Ventas De Tu Producto/Servicio Y Atraer Una Avalancha De Clientes A Tu Empresa”

Haz Click Acá Para Registrar Tu Cupo Gratis.

Empresario, consultor, coach, autor Best Seller y conferencista.  Experto en estrategias de marketing magnético digital es especialista en atraer una avalancha de clientes a empresas latinas usando el gran poder de internet.

artial.html
Malcare WordPress Security