7
Compartidos

Durante los últimos años hemos visto muchos cambios en nuestro mundo…

Sin embargo uno de los que más ha revolucionado nuestras vidas e incluso la forma de hacer negocios es internet.

Y vayamos un poco hacia atrás en la historia de internet en el comercio y en los negocios para entender cómo la forma en la que nosotros como empresarios vendemos nuestros productos y servicios, haya cambiado de forma tan radical.

Primero nace Internet conectando a las grandes empresas. Para ese momento, las grandes empresas eran las únicas que tenían acceso a Internet. Después de la milicia en Estados Unidos, surgen los buscadores y la Web 1.0

Las empresas que en esta época utilizaron la web 1.0 normalmente ponían en sus sitios web: quiénes somos, qué hacemos, productos y servicios; y contacto.  Lo que hoy incluso muchas veces vemos en los empresarios actuales que tienen su propio sitio web.

Eso en ese entonces fue una gran revolución para la industria porque las grandes corporaciones que tenían el poder adquisitivo, y también el poder tecnológico de poder ingresar en Internet, eran realmente las empresas que estaban alcanzando una mayor audiencia gracias a la explosión tan rápida del ciberespacio.

Luego de eso, saltando varios años adelante, surgió el comercio electrónico. Empezaron a  diseñar tecnologías para poder comercializar a través de la web. Ahora no sólo era la empresa publicando un producto o servicio para que los consumidores visitaran su local o tienda y lo adquirieran, ahora se trataba de cómo poder aprovechar la oportunidad de cobrar por tarjeta de crédito a través de Internet, y que el pago se procesara de forma online.

Esto fue una gran revolución porque las personas desde sus hogares o desde sus oficinas, con una conexión a Internet y con una tarjeta de crédito, simplemente podían entrar en una de esas páginas web y adquirir un producto o servicio en el instante.

Fue un cambio radical para toda la industria, porque muchas empresas empezaron a apalancar todo este esfuerzo para que muchas de sus estrategias de marketing estuvieran dirigidas hacia traer personas a su web para que compraran online.

Ahí es cuando surgen empresas como Amazon, Ebay o todas esas grandes comercializadoras que ofrecían diferentes tipos de productos o incluso servicios y todo a través de Internet.

De hecho, nosotros en América Latina, nos encontramos experimentando algo que los mercados financieros de Estados Unidos y Europa ya están mucho más avanzados, y es el tema de que el latino está teniendo mayor poder adquisitivo a través de crédito y a través de tarjetas de crédito.

Estamos viendo cómo cada vez es mucho más fácil que una persona obtenga una tarjeta de crédito, que viene activada desde el principio para que pueda realizar compras y pagos a través de Internet.

Ahora, si hacemos otro gran salto de unos años, nacen las redes sociales y la web 2.0.

En este punto, no era la empresa la que tenía el control del contenido; ya no era la gran multinacional o las grandes compañías las que decían qué era lo que se quería vender.

Ahora eran las mismas personas las que protagonizaban el cambio y la creación de los diferentes contenidos, que el mundo entero está consumiendo actualmente.

Así es como, surgen redes sociales como Hi5, MySpace y después con la explosión de Facebook, todo esto empieza a cobrar muchísimo más sentido.

Esto es muy importante, porque ese es el momento en donde el consumidor mismo toma el control junto con el poder de exigir y definir qué es lo que quiere, cuándo lo quiere y cómo lo quiere.

Y fue esta época la que acabó con muchas empresas. De hecho muchas compañías, han quebrado simplemente por el hecho de malos y negativos comentarios a través de las redes sociales.

Cuando “todo el mundo” empieza a usar las redes sociales se ve una dinámica bastante interesante, y es que las interacciones sociales que antes sucedían en el mundo real y físico (hablar con amigos, reuniones familiares, eventos, clases etc.) ahora se vuelven más digitales y virtuales.

Desde ese momento el entorno social de conectar con otras personas y compartir se hace a través de un computador en la casa u oficina. Después, con la aparición de los teléfonos móviles inteligentes, a través de las aplicaciones en móviles, que es el siguiente hito dentro de la historia de Internet en los negocios.

Continuando un poco acerca de las redes sociales y la web 2.0.

Ya las compañías no son las que dominan el gran mercado de producción de contenido y las que tienen el poder de ser las que producen todo lo que las personas están consumiendo, sino son las mismas personas las que se encargan de hacerlo.

También surgen blogs independientes. Cualquier persona puede colgar un blog de Internet, y puede hablar de lo que sea. Muchos de ellos se hicieron famosos y alcanzaron un gran reconocimiento e influencia en millones de personas.

Es tanto, que por ejemplo, grandes marcas y multinacionales les pagan a esas personas para que recomienden sus productos/servicios porque son personas que tienen una influencia en el mercado muy alta. Son como estrellas del cine o del deporte.

Y haciendo otro paso grande, otro salto, luego surgen las aplicaciones móviles.

Las aplicaciones móviles surgen cuando los teléfonos se vuelven “inteligentes”. Un teléfono inteligente no es nada más que un teléfono que tiene la posibilidad de instalar diferentes tipos de softwares y de programas que nos permitan hacer diferentes tipos de actividades y tareas.

En este momento, es cuando muchas empresas y muchas personas desarrollan aplicaciones móviles y lo que hacen es traer la dinámica de Internet  y de toda la interacción social a la palma de la mano de las personas.

Ya una persona no necesita estar sentada en su oficina o casa para poder estar accediendo a Internet, interactuando o viendo diferentes tipos de comerciales o marketing que los hagan tomar acciones como comprar algún producto o servicio.

Ahora todo sucede en las manos de las personas en cualquier lugar en donde se encuentren: en el metro, en su auto, en un restaurante, incluso cuando van caminando.

Seguramente los has visto: andan por ahí como una especie de “zombies” que están pegados a sus teléfonos móviles y de hecho, puedes pasar por al lado de ellos y ni siquiera se dan cuenta de qué es lo que pasa a su alrededor.

Los aparatos móviles tienen un gran poder de atrapar la atención de las personas y mantenerlos ahí mirando lo que sea que están consumiendo por horas enteras. Las personas se los llevan consigo mismos a todos lados.

Toda esta transformación social y cultural de internet nos lleva a una nueva dinámica:

LE CREEMOS MÁS A UN DESCONOCIDO QUE A NUESTRA PROPIA MADRE

Hay algo muy común que sucede en estos tiempos y es que las personas ahora empiezan a creerle más al comentario de un total extraño que al comentario de su propia mamá o de su propia familia.

El ejemplo más claro, cuando quieres comprar algo y utilizas Internet para averiguar acerca de ese algo (de ese producto o servicio)

Empiezas conversando con tu familia en la cena “me quiero comprar el último celular, el último móvil” y su mamá le dice “ay, mijo cómprese el de marca XYZ” mientras tú escuchas la opinión de tu mamá… Pero luego entras a Internet y encuentra opiniones de gente que ni siquiera conoces, opinando acerca de XYZ.

De pronto pueden decir algunos que no era muy bueno, que es mejor el XW y entonces te se inclinas más por el XW, empiezas a investigar, escuchas más y ves más opiniones de las demás personas y ahora tu decisión de compra está más influenciada por esa sociedad virtual, que incluso por su círculo cercano de personas.

Antes nosotros tomábamos decisiones con base a lo que otras personas cercanas a nosotros, familia, amigos, compañeros de trabajo etc. decían.

Ahora ese tipo de decisiones están siendo confiadas en personas externas a través del poder de Internet, y esto ha permitido la gran expansión de las redes sociales y de sitios que se dedican a comentar experiencias del consumidor acerca de diferentes tipos de productos y servicios.

En ese momento, las personas (consumidores) empiezan a defenderse, a darse cuenta de que si ellos protestan, si exigen, las empresas cambian, y las empresas dan mejores servicios y productos. Y es por eso que nosotros estamos hablando de que en ese momento específico de la historia, nuestro cliente potencial, nuestro prospecto, es más exigente que nunca.

Y este es un problema que debemos solucionar. Es una oportunidad porque nosotros, las empresas que nos adaptemos a esta dinámica y sepamos cómo utilizar todo este marketing digital de forma efectiva, vamos a poder influenciar para que esas personas no sólo nos vean como empresa número 1 dentro de la industria, sino que sean todos ellos los que hablen maravillas de nosotros, para que ese mensaje se pueda distribuir a través de todo Internet, y asimismo generar “voz a voz virtual” para atraer nuevos clientes al negocio.

EL MERCADO ESTÁ CADA VEZ MÁS INDECISO

Como nosotros le creemos más a un desconocido que a nuestra propia madre, entonces investigamos características, beneficios y nos tomamos el tiempo de hacer diferentes tipos de comparaciones online antes de finalmente elegir cuál es el producto o servicio que vamos a adquirir, cuál es ese que vamos a comprar.

Esto hace que nuestro juego como empresarios cambie totalmente, debemos construir una relación más cercana con nuestro prospecto y alinearnos a su comportamiento.

Todo esto significa que el “tiempo de decisión de compra” se alarga en la medida en que las personas son más conscientes de que tienen más información para analizar y más opciones de dónde escoger.

Eso en muchos casos lo que hace es simplemente sobresaturar a muchos de esos individuos. De hecho, seguramente te ha pasado que al tratar de buscar un producto o servicios en internet hay tantos resultados que ni siquiera sabes por dónde comenzar a mirar.

Este es el mundo en el que nos encontramos hoy, y este es el reto al que los empresarios que sobrevivan se enfrentan. La buena noticia es que puedes adaptarte a este cambio antes que sea demasiado tarde.

EL MEJOR MOMENTO DE LA HISTORIA

Es por todas las anteriores razones mencionadas que el mejor momento en toda la historia de la humanidad para actuar y cambiar es ahora, porque la expansión tremenda del mundo digital está ocurriendo justo hoy y sobre todo para América Latina.

De hecho, esta gran explosión ha ocurrido muchísimos años atrás, pero en América Latina hasta ahora la estamos empezando a ver. Existen, por ejemplo, programas donde grandes empresarios y millonarios como el fundador de Facebook (Mark Zuckerberg) están impulsando el que los gobiernos financien Internet para toda su población y cada vez más personas tengan acceso a la web.

Significa que cada día hay más personas conectadas a Internet. Y en el futuro, literalmente, todo el mundo va a estar conectado a Internet porque es el medio de comunicación más efectivo, rápido e incluso económico para conectar a las personas, para conectar ideas, para comunicar, para hacer marketing y para hacer cualquier tipo de interacción que las personas estén necesitando.

Como te das cuenta, todos los clientes están buscando todo en Internet.

Antes que una persona decida comprar cualquier cosa que se le ocurra, ya sea flores para el día de la madre o para el cumpleaños de su madre, un regalo, un vehículo, un celular, una cirugía estética, cualquier cosa que la gente quiera comprar, consulta con nuestro amigo Google, y allí encuentra la información que necesita en relación al producto/servicio que quiere adquirir.

Si por ejemplo, esa persona está buscando un auto con XYZ características, entonces escribe “auto que tenga XYZ” y le van a aparecer resultados. Y si tú eres una comercializadora o productora de autos, necesitas estar entre esos resultados, de otra forma será muy difícil que las personas te encuentren.

La empresa necesita adaptarse a partir de hoy, porque estos cambios están sucediendo y en el momento en el que no te adaptes, esos cambios van a afectarte negativamente. No te quiero asustar, pero es la realidad que se repite y se repite de empresas que no se han adaptado antes que los cambios del mundo les hagan pasar un muy “mal rato”.

Así como, por ejemplo, Blockbuster no vio que una empresa tan pequeña como era Netflix podía literalmente dejarla en la quiebra. Cómo no se dio cuenta en ese momento el crecimiento del mundo digital, y cómo las personas estaban empezando a consumir de manera diferente el tipo de contenidos que Blockbuster ofrecía (películas, shows etc., etc., todo en ese entonces en VHS y otros formatos).

En conclusión: Las empresas que quieran crecer y sobrevivir necesitan adaptarse efectivamente a todos estos cambio, usando todas las herramientas que están a tu disposición a día de hoy para que pueda atraer a un número ilimitado, constante y predecible de nuevos clientes a su negocio que estén llegando mes tras mes.

Pero ¿Cómo lograr adaptarte a estos cambios?

Necesitas Un Plan De Marketing Digital.

Un plan que garantice posicionar tu marca como la mejor opción del mercado, atraer prospectos cualificados, crear una relación con ellos a través del email marketing, convertirlos en clientes de manera automatizada y fidelizarlos de por vida.

Por esta razón te invitamos a que participes gratis de nuestro próximo seminario online “El Plan de Marketing Digital Para Aumentar Las Ventas” Puedes inscribirte gratis haciendo clic acá.

 

 

7
Compartidos

Empresario, consultor, coach, autor Best Seller y conferencista.  Experto en estrategias de marketing magnético digital es especialista en atraer una avalancha de clientes a empresas latinas usando el gran poder de internet.

artial.html